Bienvenidos a mi blog

viernes, 7 de octubre de 2016

Jordania


La tierra del otro lado del Jordán, transjordania, como era conocida Jordania, ha compartido la misma historia convulsa de Oriente Medio. Siempre bajo el dominio de potencias extranjeras solo alcanzó la independencia en la segunda mitad del siglo XX.
Las fronteras Jordanas al norte con Siria, al noreste con Irak, al este y sur con el reino de Arabia Saudita, al suroeste con el Mar Rojo y al oeste con Israel y Cisjordania.
Los primeros pobladores: desde el Neolítico se tiene constancia de núcleos humanos en esta región de Oriente Medio. El territorio llamado Canaán estaba surcado por pueblos nómadas que se asentaron en ciudades amuralladas. Hacia el 2300 a.c. muchas de estas urbes fortificadas de transjordania fueron arrasadas por causas inciertas.
En el periodo helenístico, las tierras persas pasaron a manos griegas con la conquista de Persopolis por Alejandro Magno en el 332 a.c.
Los Nabateos: nómadas árabes que iban llegando desde Arabia hacia el siglo VI a.c. fueron asentándose alrededor de Petra. Un pueblo mítico lleno de misterios.
Los Romanos: con la llegada de Pompeyo en el 64 a.c., las ciudades estado, Amman, Pella, Gerasa, Irbid mantuvieron su independencia a cambio de pagar tributos a Roma.
Bizancio: el periodo bizantino se prolonga desde el 324 al 636. Se construyeron iglesias adornadas con bellos mosaicos porque se instauró la costumbre en el mundo cristiano de peregrinar a Tierra Santa.
El Islam: desde Arabia se inició la expansión musulmana en el 632, y en una década llegó hasta Transjordania. La capital se instaló en Damasco y los territorios de Jordania se convirtieron en paso obligado hacia los lugares santos de la Meca y Medina. Los Califas Omeyas construyeron “ Los Castillos del Desierto”.
Los Otomanos: los mamelucos sucumbieron ante los otomanos, que desde Estambul fundaron un gran imperio. La primera Guerra Mundial supuso la disolución del Imperio Otomano.
La Revuelta Árabe: durante los últimos años de dominio otomano se impuso “ Una Turconización” que fomentó el descontento de la población local. Francia e Inglaterra aprovecharon este descontento para ganarse el apoyo de los árabes contra los turcos que se situaron en el eje alemán durante la Primera Guerra Mundial, al finalizar esta, se repartieron el territorio.
En virtud de este acuerdo, Francia controlará Siria y Libano, y el Reino Unido haría lo propio con Palestina e Irak. Durante la Segunda Guerra Mundial Transjordania se situó del lado del reino Unido. En 1946 era reconocido el Estado de Transjordania y el Emir Abdullah pasó a ser el rey del Reino Hachemita de Jordania. En 1948 se crea el estado de Israel y los árabes responden con un ataque al nuevo país. De este enfrentamiento Jordania se anexiona Cisjordania y la zona oriental de Jerusalén, mientras que Israel ocupa Galilea y ciudades de la franja costera como Haifa y Ramala.
El rey Abdullah es asesinado en 1951 y le sucede su hijo Talal, en 1952 este abdica a favor de su hijo Hussein quien fue coronado un año más tarde al alcanzar la mayoría de edad , debe tomar una serie de decisiones no siempre fáciles para mantener el equilibrio en la región. En 1964 aprueba la creación de la Organización para la liberación de Palestina ( OLP).
En junio de 1967 Israel lanza una ofensiva simultánea y ataca a sus vecinos árabes. Tras seis días de intensos combates se declara un alto el fuego. El balance es desastroso. Siria pierde los Altos del Golan; Egipto la península del Sinaí; Jordania la zona este de Jerusalén y Cisjordania. En 1970 la OLP estableció un estado palestino dentro de Jordania que ocasionó fuertes tensiones internas.
En la decada de los 80 Jordania se sitúa al lado de Irak en la guerra que lo enfrenta con Iran.
En 1987 se inicia la primera Intifada en la Franja de Gaza. Un año más tarde el rey Hussein de Jordania anunció la ruptura oficial entre Jordania y Cisjordania, lo que permitió proclamar el establecimiento del Estado Independiente de Palestina.
A la muerte del rey Hussein I de Jordania en 1999, tomó posesión de la corona hachemita su hijo Abdullah II, actual rey de Jordania.
La población jordana es de seis millones y medio de habitantes de los cuales sólo cuatro millones son jordanos y el resto refugiados palestinos, la mayoría con la esperanza de volver a su tierra, cuando las condiciones de seguridad y paz se lo permitan. La capital de Jordania es Amman y se asienta sobre 19 colinas, llamadas Jebels. Cada colina alberga un barrio. Amman es una urbe moderna que respira dinamismo, con Beirut es la ciudad más occidentalizada de Oriente Medio y no por eso deja de ser una de las más sorprendentes. 
La ciudadela: es una buena opción para iniciar el acercamiento de la ciudad. En ella se han encontrado restos de fortificaciones de la Edad de Bronce y vestigio de la Edad de Hierro. El Templo de Hércules, data del siglo II d.c. y fue obra del emperador Marco Aurelio.
La Gran Mezquita de Hussein, edificada con piedra blanca y rosa, a modo de franjas es una construcción moderna.
La Mezquita Abu Darwish, situada al sur del centro de Amman, en lo alto de una colina. Es una original construcción en piedra blanca y negra. Data de 1961 y su exterior se asemeja a un cuento de hadas.
El teatro romano, incrustado en la ladera de la colina de la ciudadela, la grada se excavó directamente en la roca y tuvo una capacidad de hasta 6000 localidades. Su particular diseño permite que los espectadores permanezcan a la sombra, mientras el escenario está soleado todo el día.
El Mar Muerto está situado a unos 400 mt. Por debajo del nivel del mar, es el punto geográfico más bajo del planeta. Las aguas de este gran lago alimentado por el río Jordán, alcanza una salinidad del 30%, por lo que es imposible el desarrollo de vida debido al elevado contenido de sal y otras sustancias minerales, el cuerpo humano flota sin ningún tipo de ayuda. Además de los baños, se han comercializado todo tipo de productos de belleza.
Hueras: es una de las ciudades romanas mejor conservadas de oriente Medio. Con asentamientos humanos desde la prehistoria, la Biblia hace mención a Jerah y a sus tierras de cultivo. Fue fundada hacia el 170 a.c. sufrió la devastación por el enfrentamiento entre selencidas y judios. Con la llegada de los romanos en el 63 a.c. la ciudad, que formaba parte de la Decapolis, conservó su autonomía. Adriano, sucesor de Trajano, pasó los inviernos en la ciudad, que embelleció con monumentos y edificios públicos.
Durante 1000 años la magnifica Gerasa quedó atrapada en el pasado, desde el siglo XIX se han realizado numerosas excavaciones.
Entre los monumentos más importantes de la ciudad están: El Arco de Adriano desde el 129 d.c., las Murallas, la puerta sur se edificó en el año 130 d.c.. El arco central y el oriental estaban reservados a los peatones y el occidental a los carros y carretas.
La Plaza Oval, es uno de los espacios más grandiosos de Gerasa, está pavimentada y ceñida por dos columnatas Jónicas curvadas.
Tiene dos teatros, el teatro sur construido en el año 90 d.c. con capacidad para 3000 espectadores y el teatro norte que es posterior y data del 165 d.c. con capacidad para 1600 espectadores.
El templo de Zeus, recinto sagrado dominaba la ciudad y era visible desde cualquier punto. Fue construido en el 162 ó 163 d.c. sobre los restos de uno anterior.
Cardo Maximus, calle porticada, parte desde la plaza oval hasta la zona norte de la ciudad. De unos 800 m. de longitud.
El Templo de Artemisas, consagrado a la patrona de la ciudad, fue construido a mediados del siglo II d.c..
Ninfeo, se trata de una enorme fuente publica dedicadas a las ninfas del agua y data del año 191 d.c..
Umm Qays, a unos 30 km. de Irbid, es un pintoresco pueblo, famoso por sus aceitunas, sobre la altiplanicie transjordana, ofrece unas magnificas vistas de los Altos del Golan, el lago Tiberiades o Mar de Galilea y el Valle del Jordán.
La atalaya natural que conforma la colina es conocida como Gadara, fue fundada por los tolomeos, se ha desenterrado parte de la ciudad pero todavía buena parte permanece oculta. Contó con varios teatros, el Teatro Norte es de basalto negro, el Teatro Oeste conserva asientos con respaldo para los invitados más relevantes.
Madaba, es famosa por los mosaicos de sus iglesias y museos. Esta ciudad formó parte del reino Nabateo y Trajano en el 106 d.c. la incorporó al imperio romano. El cristianismo caló hondo en Madaba.
El mosaico más famoso es el “Mapa de Tierra Santa” de la iglesia de San Jorge, este templo, greco ortodoxo, fue construido en 1856, sobre una iglesia bizantina.
Monte Nebo, desde aquí, Moisés divisó la Tierra Prometida, después de conducir al pueblo de Israel durante 40 años por el desierto. Y aquí murió el profeta, al que Dios le había negado la entrada a la tierra de sus mayores. Este punto elevado, a unos 800 m. sobre el nivel del mar, ofrece unas maravillosas vistas sobre el valle del Jordán y el Mar Muerto. La tradición judía y cristiana señala al Monte Nebo como el lugar donde se encuentra la tumba de Moisés.
Kerak, enclavada en el Camino real, a unos 118 km. al sur de Amman, la ciudad de Kerak aparece reflejada en el “Mapa de Tierra Santa” de Madaba. La Población está coronada por un castillo, fue edificado en el año 1142 por los cruzados. Su estratégica posición dominaba las rutas comerciales y el camino hacia la Meca. Durante el periodo mameluco y otomano se utilizó como guarnición.
Reynald de Chatillón irrumpió en Tierra Santa durante la Segunda Cruzada. Se destacó por su extrema crueldad hacia “ los infieles”. Saladino se enfrentó con el en 1177. Sin embargo, fueron necesarios diez años más para que el líder musulman pudiera vencer al noble cristiano. En 1189 los cristianos cedieron, tras años de resistir vendiendo mujeres y niños como esclavos.
Petra, la ciudad nabatea esculpida en la roca de Wadi Musa, valle de Moisés, vivió un breve periodo de esplendor de unos dos siglos y después el desierto y los beduinos fueron los únicos testigos de sus maravillas.
Al norte de Petra se han encontrado indicios de presencia humana datada hace unos 9000 años. Se piensa que en la cumbre de Jebel Aaron está la tumba de Aaron, hermano de Moisés, quien murió en estas tierras en su largo regreso a la Tierra Prometida. Hacia el 1000 a.c., el rey David extendió sus dominios hasta Petra y su hijo el rey Salomón mantuvo el control de la ciudad.
La ciudad rosada o rojiza que maravilla a todos sus visitantes tiene a su alrededor leyendas, que fomentan los creyentes que dicen que fue en Petra donde los reyes magos compraron el oro, el incienso y la mirra que ofrecieron como presente a Jesús en Belén.
La entrada a la ciudad más impresionante es un angosto cañón de 1´5 km. de longitud, los muros tienen una altura de 150 m., se llega a estrechar hasta apenas alcanzar el metro de anchura. El tesoro, es el primer monumento y el más impresionante al entrar en la ciudad. Su estilo helenístico clásico, se esculpió hacia el siglo I d.c., está coronado por una urna, que la tradición beduina atribuía como el lugar elegido para esconder el fabuloso tesoro, en el podemos observar las huellas de las balas que un psicópata efectuó para apoderarse del tesoro.
El teatro fue construido en el siglo I d.c. siguiendo los cánones griegos.
Las tumbas reales, se trata de un conjunto de tumbas horadadas hacia el siglo I d.c.. En el centro de la ciudad se conserva una porción de la calle de las columnas.
El monasterio es el monumento más grandioso de Petra. Su fachada mide 50 m. de altura y se accede a través de una escalera de 850 peldaños, guarda un parecido con el tesoro.
Altar del sacrificio, es uno de los puntos más elevados de Petra, un triclinio con un altar en el que se encontraba una mesa para los sacrificios y ofrendas.
En Petra Steven Spielberg rodó algunas de las escenas de su película “Indiana Jones y la última cruzada”.
El 7 de julio de 2007 Petra forma parte de las nuevas Siete Maravillas del Mundo.
Wadi Rum, es una serie de valles paralelos que se suceden en el desierto del sur, entre montañas de 800 m. de basalto negro, granito y arenisca.
Cañones, desfiladeros, puentes de piedra, rocas veteadas de colores y un mar de dunas rojas. El mítico Laurence de Arabia descubrió a occidente la belleza inenarrable de Wadi Rum.
Aqaba, es la única salida al mar de Jordania y es utilizada como tal por el vecino Irak. Desde los tiempos nabateos la ciudad contó con un núcleo estable de población gracias a los manantiales de agua dulce. El mayor atractivo turístico de Aqaba es el Mar Rojo, que atrae a visitantes para bucear en sus fondos marinos coralinos que impresionan.

Carmen Ramírez