Bienvenidos a mi blog

viernes, 7 de octubre de 2016

Mallorca



Tenemos que remontarnos a la Edad de Bronce para considerar la primera población estable de la isla. En esta época se desarrolló en la isla una cultura megalítica singular, cuyos monumentos más significativos son las “Taulas”, los “Talayots” y las “Navetas”.
Los romanos fundaron en Mallorca las ciudades de Palma y Pollensa.
Jaime I el Conquistador en 1229 tomó Mallorca y expulsó a los musulmanes, que en ese momento ocupaban la isla, mandando construir la Catedral de Palma.
La unión de la Corona de Aragón y el Reino de Castilla, junto con el descubrimiento de América, que desplazaron el comercio hacia el Atlántico, originaron la decadencia de las Baleares desde mediados del siglo XVI hasta finales del XVIII. En este siglo pasó de manos inglesas, francesas en varias ocasiones.
Durante la Guerra de la Independencia se formó en Mallorca la Junta Suprema de Baleares, formada por delegados de las demás islas. A finales del siglo XIX se asistió a una época de auge económico, se construyó el ferrocarril, que une Inca y Manacor con Palma. Otro echo relevante fue la industrialización de la isla. Los primeros movimientos autonomistas surgieron a raíz del desarrollo económico en la primera República.
Baleares y por ende Mallorca es pionera en la actividad turística, en el año 1905 se fundó la Sociedad de Fomento del Turismo.
Al estallar la Guerra Civil, Mallorca fue ocupada por los militares rebeldes. Finalizada la dictadura franquista despertaron los sentimientos nacionalistas, y de acuerdo con la Constitución Española de 1978 las Baleares se constituyeron en Comunidad Autónoma, aprobando su estatuto en 1983.
El monumento más significativo de la capital mallorquina es su Catedral, situada en un montículo, que la hace visible a gran distancia, impresionan los alegres colores de sus enormes vitrales que juegan con los rayos del sol. Observamos el enorme rosetón que preside el edificio, es el más grande del mundo gótico, tiene 11,5 m. de diámetro y en el se dibuja la estrella de David.
El Castillo de Bellver se encuentra a 3 km. del centro de Palma, llegamos andando por el paseo marítimo, se divisa una excelente panorámica de la ciudad a unos 112 m. de altura sobre el nivel del mar, fue construido por Jaime II para utilizarlo como residencia de los Reyes de Mallorca, las obras concluyeron en 1310. Actualmente alberga el Museo de Historia de la ciudad.
Palma en su conjunto merece perderse por el casco antiguo, sus parques marítimos, el puerto deportivo abarrotado de barcos deportivos y de pescadores, sus zonas comerciales y de ocio, intensa vida nocturna, que invita al relajo.
Los pueblos de la isla mallorquina merecen una atención especial, sería muy prolíferos mencionarlos a todos pero reseñaré algunos de los que más me gustaron.
Soller.- para llegar a este pueblo, podemos tomar el tren en Palma que nos llevaría hasta el valle, esta línea data de 1912, lento pero disfrutaremos en su recorrido de unas vistas de sus naranjos y montañas que rodean a este bonito pueblo.
Alcudia.- es uno de los municipios mallorquines más agradables, posee calas vírgenes de aguas cristalinas, rodeadas de pinares con un entorno natural maravilloso. El casco histórico lo comprenden varias casas señoriales con ventanas renacentistas y adornados con escudos.
Este municipio alberga la albufera, parque natural creado en 1988. Situado en la bahía se pueden ver durante todo el año más de 200 especies de aves.
Andrax.- esta población a 28 km. de Palma, rodeada de pinos y almendros, es una muestra fehaciente del desmadre urbanístico consentido por los políticos al calor de la burbuja inmobiliaria vivida en nuestras costas y en parajes naturales que no debieron llevarse a cabo. Las montañas que rodean este pueblo se encuentras cubiertas de urbanizaciones, chalet de lujo, establecimientos hoteleros de una forma anárquica e irracional. Todos recordamos los casos de corrupción urbanística juzgados y los que están pendientes de sentencia en este pueblo. Las decisiones tomadas en materia urbanística hacen que su entorno pierda mucho encanto natural, a pesar de tener el islote de Sa Dragonera, declarado parque natural, un enclave de gran importancia medio ambiental ya que cuenta con más de una veintena de endemismos.
Inca.- se encuentra entre las primeras ciudades de la isla en cuanto al número de habitantes. Enclavada en su interior, el florecimiento de la población comenzó a principios del siglo XX, por la instalación de una fabrica de gas, industrias del sector de la piel: calzado, bolsos….etc. Podemos degustar la comida regional y unas galletas típicas.
Manacor.- el segundo término municipal de Mallorca y el segundo más habitado. Posee bonitas playas en toda la costa y por las características de su terreno calcáreo, cerca de Porto Cristo hay diversas cuevas y la más conocida las del Drac, en realidad son cuatro cuevas, comunicadas entre si, la de los franceses, la de Luís Salvador, la Cueva Blanca y la Cueva Negra, e impresionante su recorrido por su interior.
Antiguamente la economía de este municipio se basaba en la agricultura, actualmente el turismo, la industria de la madera y como no, la fabricación de perlas artificiales sostienen a sus habitantes.
Calvia.- se encuentra a los pies de la sierra de tramontana y a orillas del mar mediterráneo. Una localidad eminentemente turística, con más de 50 km. de litoral, entre acantilados, bahías, playas e islotes, lo que da forma a un entorno muy accidentado. La gastronomía del lugar es muy interesante: las sopas mallorquinas ( Tomate, coliflor, repollo). Los pastenagues negres ( Zanahoria, acelgas, sobrasada, butifarrón, pasas y piñones).
El Monasterio de Lluc.- debemos visitarlo en nuestra estancia en Mallorca no necesariamente por creencias religiosas, por su historia, arquitectura y la mitología que encierra dentro y fuera de su entorno.
Su leyenda: un pastor llamado Lucas encuentra la imagen de la virgen, decidió trasladarla a la parroquia más cercana, a la mañana siguiente la virgen se hallaba en el lugar que la encontraron por lo que se decidió erigir en el lugar un pequeño oratorio, el actual Monasterio de Santa Maria de Lluc ( Lucas en mallorquín).
El inicio de su construcción en 1268 con una pequeña capilla, con el tiempo se fue ampliando con la donación de los fieles, dando lugar al actual Monasterio.
Más de 80 milagros se le atribuyen a esta virgen. En la actualidad la Virgen Lluc es la patrona de Mallorca, la imagen mide 61 cm. de altura, realizada en piedra de color moreno.
Es muy importante visitar su jardín botánico instaurado en 1956 y todo su perímetro.

Fdo. Carmen Ramírez