Bienvenidos a mi blog

viernes, 7 de octubre de 2016

Moscú en Junio de 2010


La capital de Rusia fue fundada en 1147 por el príncipe Yuri Dolgoruki, tiene más de diez millones de habitantes, históricamente se ha disputado la capital del país con San Petesburgo. Moscú tiene un carácter más oriental y posee la sede del patriarca de la iglesia ortodoxa. El cambio político y social se aprecia con mayor contundencia en la capital, se han olvidado las tradiciones y los símbolos soviéticos y presoviéticos, canalizando los cambios a través de la vía de un consumismo y capitalismo excesivo, que a dado lugar a la privatización de prácticamente el 90% de los bienes públicos, con una sociedad extremadamente desigual, no existiendo clase media, la gran mayoría pobres y en el otro extremo los “Nuevos Ricos” beneficiarios de las privatizaciones, también denominados “Los Nuevos Rusos”.
La Plaza Roja: es el símbolo de Rusia, una de las más bonitas del mundo, aunque estando en ella parece más pequeña que en las imágenes televisivas. En ella se encuentra el mausoleo de Lenin, los de Stalin están enterrados junto a los muros del Kremlin. En la parte sur de la plaza se encuentra la Catedral de San Basilio, es el estandarte del arte religioso ruso y figura emblemática de la capital. En otros lados de la plaza se encuentran: el museo histórico, la Catedral de Cazan y los grandes almacenes GUM, símbolo del capitalismo consumista que en pocos años ha cambiado la fisonomía del país.
El Kremlin es una ciudad fortificada, construida con ladrillos rojos, es el santuario del poder político ruso, en el se encuentran el Parlamento y los edificios gubernamentales de las más altas autoridades rusas. El perímetro de la muralla tiene dos kilómetros y una altura de 4 ó 5 metros. La parte religiosa también se encuentra dentro de los muros con varias catedrales: Asunción, Anunciación, Arcángel San Miguel y la de los Doce Apóstoles. Dentro de los muros del Kremlin se encuentran el cañón y la campana más grande del mundo, fruto de la megalomanía de los rusos.
En la época Stalinista decidieron construir siete gigantescos edificios que dan carácter a la ciudad, en la actualidad albergan diferentes actividades, Universidades, Ministerio de Asuntos Exteriores y Hoteles.
El metro de Moscú: un autentico museo subterráneo, una autentica obra de arte. La construcción comenzó en 1933, las líneas se encuentran a bastante profundidad, algunas están decoradas con rosetones e impresionantes lámparas, hoces y martillos y espigas de trigo, grupos escultóricos en bronce de los “Héroes de la Revolución”.
Una visita merece la galería Tretiakov, que guarda una gran colección del arte ruso sacro y laico.
El museo Pushkin: posee salas de arte antiguo, pintura italiana, holandesa, francesa, flamenca y española. En los alrededores de Moscú a unos 70 Km. se encuentra Serguei Posad (100.000 habitantes), alberga el lugar más venerado por los ortodoxos rusos: el monasterio de San Sergio declarado Monumento Patrimonio de la Humanidad, está rodeado por una muralla de 1 Km. de longitud y está coronado por un camino de ronda y fortificado con diez torres que rodean el conjunto. En su interior se encuentran varios palacios, iglesias, catedrales y edificios donde reciben instrucción los seminaristas que una vez finalizada su instrucción se convierten en sacerdotes de la iglesia cristiano ortodoxa. En este monasterio se encuentra sepultado el Zar Boris a pesar de su trayectoria truculenta como hijo del Zar Ivan el terrible , mató a su hermano Dimitri y terminó ocupando el trono de Rusia.



Manuel Fuentes Moreno y Mª del Carmen Ramírez Batista