Bienvenidos a mi blog

viernes, 7 de octubre de 2016

Safari en Kenia



Este país se encuentra situado en África Oriental, tiene una fachada marítima sobre el Océano Indico y limita al sur con Tanzania, al oeste con Uganda, al norte con Etiopía y Sudan y al nordeste con Somalia, este último país lo tenemos todos los días en los medios de comunicación, por los actos de piratería que ejercen bandas organizadas sobre los barcos que navegan o faenan cerca de sus costas, o secuestros a periodistas con la finalidad de obtener cuantiosos rescates.
La colonización de Kenia se ejerce en primer lugar por Alemania cediendo esta su protectorado a Gran Bretaña a cambio de que este respetase su dominio sobre Tanganica, la actual Tanzania.
La Republica de Kenia tiene 35 millones de habitantes, de los cuales 4 millones viven en su capital Nairobi.
Esta ciudad se encuentra entre el valle del Rift y el lago Victoria, es una ciudad bulliciosa, con hoteles de lujo y bastante pobreza en el cinturón que rodea la ciudad, pasear por sus calles atestadas de gente, muchos hombres, pocas mujeres, ellos visten trajes tres o cuatro tallas más grande y con corbatas nada conjuntadas, queriendo cierto status social, algunas mujeres llevan burka.
Los keniatas se rigen por un sistema de democracia multipartidista. En las últimas elecciones generales, finales del 2007, se produjeron en el país enfrentamientos muy graves entre los partidarios del presidente Kibaki y los del aspirante Raila Odinga. Estos brotes de violencia generaron importantes pérdidas de vidas humanas y en la economía del país, disminuyendo el flujo de turistas, este sector supone la mayor fuente de ingresos del país.
Los atardeceres en Nairobi son espectaculares por sus puestas de sol, los ambientes en sus cafés con sus olores penetrantes, los pasteles e infusiones de té que acompañan las conversaciones de enamorados y acuerdos comerciales que culminan.
Los idiomas oficiales son el swahili y el inglés. La diversidad étnica es el origen de los frecuentes enfrentamientos de los keniatas.
Al salir de Nairobi, recorremos las tierras altas de Kenia con dirección a la región de Sumburu, es un área natural protegida, al entrar los caminos de tierra en malas condiciones, incluso para los 4 x 4, el trayecto lo hacemos pasando por míseros pueblos, donde conviven animales y humanos en el mismo hábitat, pequeñas chozas de paja, montadas de forma circular, formas los asentamientos de los aborígenes. El alojamiento en el Hotel Sumburu Serena Lodge con todo el equipamiento y confort del mejor establecimiento hotelero, después de 300km. se agradece este remanso de paz.
Los colores en el parque de Sumburu cambian de blanco desierto a unas amarillentas dunas con frondosa vegetación en las orillas del río.
En el recorrido por la reserva avistamos: cebras de gravy, antílopes, jirafas recticuladas en manadas, el guepardo retozando camuflado en el tronco de un árbol, la noche y el paisaje sobrecoge el alma.
Salimos temprano de Samburu con dirección al parque nacional de Aberdare, entre la maleza seguimos observando varias especies autóctonas, fértiles tierras cultivadas, invernaderos con flores y hortalizas. En esta zona se nota cierta prosperidad.
El parque nacional de Aberdare está situado en la cordillera del mismo nombre de 160 km. De longitud. El parque es el más elevado de toda África, en su mayor parte a una cuota de 3000 m. La mayor parte del paisaje está construido por una selva húmeda y lluviosa envuelta en neblina, lo que confiere a su entorno un aire mágico.
La fauna de Aberdare es muy rica, aunque la espesa cobertura vegetal dificulta su contemplación, salvo desde los lodges (pequeños hoteles dentro de las reservas). Nos alojamos en el hotel Ark, está diseñado para observar a los animales por el día y en la noche se encienden unos grandes focos que iluminan las charcas de agua, pudimos ver antílopes, elefantes, hienas, búfalos, jabalíes, gacelas……., en la zona baja del hotel existen pequeños bunker que nos permiten visionar los animales muy cerca.
Dejamos el Hotel Ark ( Arca), partimos hacia el Lago Nakuru, pasando por el gran valle cultivado de café, cruzamos la línea imaginaria del Ecuador y las cascadas de Thomson. En la ciudad de Nakuru dotada de todos los servicios, en el trayecto se encuentran magnificas residencias, entre ellas las del presidente de Kenia, en el parque que se extiende frente a su fachada, algunos de sus habitantes cocinan la comida, comen y retozan en el césped.
El Lago Nakuru de 188 km. cuadrados de pintorescos paisajes, ubicado en el Valle del Rift, alberga a una serie de lagos alcalinos, partes de costa, pantanos, pastizales, bosques, acantilados rocosos y hasta cascadas conocidas como las Cataratas Makalia.
El lago tiene una población de un millón de flamencos rosados, se considera como el mayor espectáculo de aves sobre la faz de la tierra. Es impresionante el espectáculo, el colorido y el ritmo de las aves al posarse y levantar el vuelo.
Además de aves en el parque encontramos manadas de rinocerontes blancos y negros, también leones, hienas (devorando sus presas), leopardos, jirafas, cebras, copos de agua y avestruces.
En el mirador que se encuentra en lo alto del parque, encostramos simpáticos monos que hacen las delicias de los visitantes con sus poses para la fotografía.
Hoy hay que madrugar mucho, el camino hacia Masai-Mara, 310 km., es tortuoso por las malas condiciones de las carreteras, muchos baches, poco asfalto. Esta zona se encuentra en el Valle del Rift.
Al llegar a la reserva las habitaciones del hotel consistían en unas casetas de campaña de lonas impermeables, completamente equipadas con todos sus servicios de un hotel de lujo.
La Reserva de Masai-Mara es una de las más conocidas de África. Grandes escritores y aventureros han viajado por ella, el cine la ha tomado como escenario de muchas películas, como “ Memorias de África”, el color rojo del cielo en los atardeceres y los grandes llanuras que permiten la vida animal y humana en libertad.
En esta zona vive el pueblo Masai, con su vestimenta color roja y un estilo de vida contraria a nuestra sociedad, que nos lleva a cuestionarnos ciertos valores de Occidente.
Los Masais se dedican al pastoreo, recorren enormes distancias, envueltos en sus telas de color rojo y los palos que les sirve para dirigir al ganado. Viven en chozas de paja con pocas cosas materiales. Los Masais sustraen ganado a otras tribus, porque según sus creencias, todos los animales que están en la tierra pertenecen a sus antepasados y por tanto tienen que volver a sus legítimos dueños.
Podemos efectuar un paseo en globo, desde la altura visionamos la gran planicie, cubierta por grandes manadas de Ñus, efectuando su migración hasta los países vecinos, bandadas de pájaros de todas las especies.
El recorrido en el 4X4 nos permite otear gacelas, elefantes, jirafas, manadas de cebras, hipopótamos, una gran camada de leones, con sus crías, devorando las presas cazadas.
Por su exotismo, ritmo y vivacidad la danza de los Masais, con enormes saltos coordinados no debemos perderlos en Kenia.
La mejor época para viajar va desde julio a octubre, la hierba es abundante y se produce el proceso migratorio de los herbívoros.

Fdo. Carmen Ramírez