Bienvenidos a mi blog

viernes, 7 de octubre de 2016

Viaje a Bali en 2003




Bali más conocida como la isla de los Dioses, su capital es Denpasar, se encuentra en Indonesia, podemos considerarla como un mini continente, debido a que posee impresionantes playas de arena blanca, bordeada de inmensas palmeras y cocoteros, existen infinidad de templos donde los balineses rezan y llevan sus ofrendas a los Dioses. Sus habitantes son la mayoría hindúes con una pequeña minoría de musulmanes, así y todo son abiertos y afectuosos y conservan sus tradiciones.

Las principales zonas turísticas es Kuta con su inmensa playa que es el marco ideal para los winsurfistas, un conglomerado de tiendas, hoteles a bajos precios para un turismo con poco poder adquisitivo, con macro discotecas donde se dan cita jovenes de los paises cercanos a divertirse. En nuestra memoria recordamos la masacre que se produjo hace años en una de esas macro discotecas donde en un atentado perdieron la vida más de 200 turistas, sobre todo jóvenes australianos, conservando en el solar los nombres y flores en su memoria.

En la playa de Nusa Dua se han construido últimamente varios hoteles de calidad, sus asiduos visitantes son de un nivel medio-alto, con playas acotadas para los clientes de los hoteles, centros comerciales con tiendas de marcas internacionales. Las playas se encuentran rodeadas de barreras de coral, por lo que sus aguas son mansas y calidas.

Sus habitantes se dedican a la agricultura, con inmensas terrazas de arroz, entre sus diferentes clases se encuentra el arroz negro, un arroz dulce indicado principalmente para repostería. Muchos balineses se dedican a la pesca en inmensas canoas coloristas, con tyraviesas para mantener la estabilidad, algunos se ayudan de pequeños motores que facilitan las faenas. En la playa de Jimbaran se concentra la mayor colonia de pescadores, sus mujeres son las encargadas de vender el pescado en la playa y a los restaurantes que bordean la misma.

En Sengeh, bosque de los monos, se encuentra a 20 km. de la capital. Los árboles que pueblan esta selva son de nuez moscada, pueden alcanzar una altura de 40 mt. Los monos viven en los árboles y en el templo, Pura Bukit Sari, se acercan a los turistas sin níngun recato, se sujetan a nuestra vestimenta para que les demos cacahuetes, a la vez que saltan entre los árboles y las piedras del templo con sus crias abrazadas a ellos.

Es fantastico admirar las danzas tradicionales, con el dragón de protagonista. En el pueblo de Kintamaní, a una altura considerable, podemos observar la humareda del volcán activo, el monte y el lago Batur con su cráter.

Bali posee varios ríos, en las estaciones secas llevan poca agua, pero caudalosos en las épocas de lluvias, se puede practicar rasting, con fuertes remolinos de aguaque hace más atrctiva la aventura.

Podemos adquirir infinidad de objetos, existen barrios dedicados a la talla de madera, a la plata, figuras y objetos en piedra, pintura, cuero, muebles que hacen la delicia de los visitantes, pero debes practicar el arte del regateo, en esto los balineses son auténticos maestros, y comprobar sí son auténticos o pura falsificación.