Bienvenidos a mi blog

miércoles, 5 de octubre de 2016

Viaje a Portugal 1996



Portugal, país limítrofe con España, comparte la Península Ibérica con una franja estrecha y alargada. La capital Lisboa, se encuentra dividida por el río Tajo y unida a ambos márgenes por transbordadores que realizan trayectos frecuentes, también se encuentra unida por el puente " 25 de Abril", fecha que conmemora la revolución de los claveles. La avenida Libertad es la vía principal de Lisboa, donde se encuentran los mejores comercios y el centro financiero de la ciudad. El barrio típico de Alfama, cruzado por el tranvía, con sus empinadas cuestas, el ascensor más antiguo del mundo y la pastelería " La Suiça " la más antigua y la que tiene los pasteles más deliciosos y ricos que hay. Realizar la ruta de las librerías, hojear los libros de escritores portugueses como Fernando Pesoa y José Saramago. Pasear por el barrio de Belén con sus Palacios, Casonas e inmensos jardines y espacios verdes, observar el monumento del descubrimiento de América en la orilla del río Tajo.


La noche en Lisboa es maravillosa y muy variada, en el barrio de Alcántara donde podemos cenar, existen gran variedad de restaurantes temáticos, música, espectáculos y donde podemos escuchar sus famosos "Fados".


Muy cerca de Lisboa se encuentra la ciudad de Estoril, zona turística donde se haya uno de los Casinos más importantes de Europa, donde acuden a jugar personas de todos los países, pero acordaros que los números en el Bingo se cantan en portugués.
Cintra, cuidad cercana a Lisboa donde se erige como guardián su Castillo Medieval, "Da Pena", donde se rodó la película " El perro del hortelano" de Pilar Miró.
Cascais, ciudad costera, donde predomina la actividad turística y pesquera. Los colores de las embarcaciones destacan por su rojo encendido, su azul cielo y su amarillo dorado, las redes, nasas y utensilios de pesca se encuentran depositados en las instalaciones portuarias, mientras los marinos las reparan. Las calles son estrechas, empedradas, con casas adornadas con flores en los balcones, el agua en sus orillas lame lentamente la fina arena blanca de sus playas.